autor : López Campillo 12 jul. 2013

En 2009 un pequeño tesoro arqueológico es rescatado del yacimiento del Castro de las Rabas, Cervatos. Se trata de un oso de bronce de 5 cms de longitud con una interesante historia detrás.


El oso diminuto es la prueba de la existencia de pactos y acuerdos entre individuos, clanes y ciudades, a finales de la Edad del Hierro. La idea de este vínculo de hospitalidad era simple. Cada parte del pacto era poseedora de sendas piezas, las cuales eran complementarias. Al mostrar la pieza a la otra parte contrayente se comprobaba su complementariedad y el pacto quedaba renovado. Pudo servir para reclamar derechos de paso, concesiones de ciudadanía, solitictud de hospitalidad o actividades relacionadas con la trashumancia.


Tésera de hospitalidad hallada en el Castro de las Rabas (Cervatos, Campoo de Enmedio), Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

Fuente Una nueva tésera de hospitalidad en territorio cántabro: el oso del castro de Las Rabas, Pedro Ángel Fernández Vega, Rafael Bolado del Castillo, Archivo Español de Arqueología, 2011,

La estatuilla está decorada con líneas paralelas en cuello, hocico y extremos de las patas, donde también se aprecian incisiones a modo de garras. El reverso es completamente plano y presenta siete agujeros que actuaban como hembras para encajar la pieza hermana. 

Los investigadores relacionan la figurilla del oso con una posible divinidad que garantizaba el pacto de hospitalidad y proponen una datación en torno a los siglos II-I a.c, momento de auge para el poblado castreño de Las Rabas y de consolidación y desarrollo de los contactos comerciales y culturales con los poblados de los valles del Ebro y el Duero. La tésera de Cervatos pudiera guardar relación con una pieza análoga hallada en Cuenca. Nos habla por lo tanto de una complejidad económica y política mucho mayor de la que tradicionalmente se ha venido asignando a los pobladores cántabros, retratados como salvajes y bárbaros por la propaganda romana.



Bibliografía consultada: Una nueva tésera de hospitalidad en territorio cántabro: el oso del castro de Las Rabas, Pedro Ángel Fernández Vega, Rafael Bolado del Castillo, Archivo Español de Arqueología, 2011,

{ 2 comentarios... }

  1. Interesante aporte.Me gustaría saber si está expuesta en algun museo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ángel, está indicado bajo una de las imágenes, la pieza puede conocerse en el Museo de Prehistoria y Arq. de Cantabria, ha reabierto hace pocos días.

    ResponderEliminar

Espacio para la divulgación del patrimonio histórico cántabro. Funciona a modo de inventario de "hitos con historia" esparcidos por los valles, montañas y pueblos de la región, entre la prehistoria y la guerra civil: cuevas y abrigos prehistóricos, grabados post-paleolíticos, menhires y túmulos megalíticos, poblados castreños, estelas, campamentos romanos, necrópolis, ermitas rupestres, iglesias, retablos, torres medievales, fortalezas, casonas solariegas, escudos, batanes, ferrerías, molinos de marea y río, hórreos, faros, trincheras, nidos de ametralladora...
cachos de historia que sin duda merecen ser conocidos, valorados y preservados.

tesoros históricos de cantabria -